Salvartes

Diseño de Identidad y Packaging

ilustracion_marlavoz-ilustracion_mar

LOS ESPEJOS DE LA FERIA

Publicado en “El papel de la voz” nº1. febrero/marzo 2016.
Textos Nuria López / Salva García-RipollIlustración Mar Suárez

El mito del espejo proviene de la Antigua Grecia. Narciso, un joven muy hermoso del que estaban enamoradas todas las doncellas, rechazó el amor de Ninfa. Némesis, la diosa de la venganza, lo castigó por su engreimiento. Consiguió que se enamorara de su propia imagen reflejada en una fuente y fue tan fuerte ese amor por sí mismo, que incapaz de apartarse de su ego, acabó arrojándose al agua.

El concepto “copiar” nos acompaña desde el inicio de nuestras vidas. Los recién nacidos imitan los gestos que ven en los adultos como un símbolo de inteligencia, comunicación y de empatía. Los niños en el colegio aprenden copiando. Los “cuadernillos Rubio”  eran el gran ejemplo, allí copiábamos letras, números, palabras y frases. Y ciertamente, la copia es parte del aprendizaje, es la manera ideal para evolucionar y formarse, convirtiéndonos en seres empíricos.

Leonardo Da Vinci explicó muy acertadamente el concepto de copia: “Si quieres ver si el efecto general de tu pintura corresponde al objeto copiado de la naturaleza, toma un espejo, colocado de tal forma que refleje el objeto real, y después compara el reflejo a tu pintura y mira detenidamente si el sujeto de las dos imágenes se corresponden. El espejo no es solamente un instrumento del pintor… es su maestro”.

Si un estudiante de Arte aprende multitud de estilos pictóricos a través de la copia de obras maestras, eso le generará una gran variedad de conocimientos que le permitirán en un futuro crear su obra propia a través de la profundización en los recursos interiorizados. Por eso, el camino del aprendizaje a través de la copia, es muy enriquecedor en el proyecto, y las diferentes fuentes de inspiración te ofrecen llegar a prometedores resultados. De esa mezcla de conocimientos se generan nuevas ideas. Y como diría el conocido publicista Roberto Dualibi, podemos afirmar que “si copias de uno fusilas, si copias de dos adaptas y si copias de tres, creas”.

Así describe Martha Medeiros, esa falta de originalidad en la creación a través de este poema: “Muere lentamente / quien no viaja, / quien no lee, / quien no oye música, / quien no encuentra gracia en sí mismo”. Quién no es capaz de crear sin reproducir lo que otros ya han hecho, cae en la trampa de lo vulgar y de la falsificación.

Un sujeto que copia a otro para enriquecerse está vacío, carece de originalidad e ideas propias y no tiene nada que contar. Suele llegar a este método como solución meramente estética para lucrarse y cubrir la necesidad de su ego. Decía Jesús Quintero: “Alguien dijo que todos somos geniales hasta los siete u ocho años, pero luego tratamos de parecernos a los otros, buscamos la mediocridad, y casi siempre acabamos lográndola. No te empeñes en ser mediocre, si puedes ser genial”.

Una buena obra original llena de contenido y sentido, se siente frente al fraude que practican unos cuantos, como un reflejo en los espejos de la feria.

Comentarios:

No hay comentarios.